Tercera dosis de la vacuna COVID-19, ¿qué opinamos?

¿Nos ponemos una tercera dosis de la vacuna COVID-19?

El ritmo de vacunación en los países occidentales está haciendo que el porcentaje de población vacunada se acerque o supere en algunos casos el 70%. Hablamos de esta cifra porque en algún momento se fijó como la que podría darnos la “inmunidad de rebaño”, que sería el último empujón necesario para vencer al coronavirus SARS-CoV-2. Si bien, aún no sabemos si esto será así. Ante esta situación, estamos empezando a oír hablar acerca de la posibilidad de administrarnos una tercera dosis de la vacuna COVID-19 (esto aplicaría a todas las vacunas aprobadas hasta ahora, excepto la de Janssen, que sólo requiere una dosis). ¿Qué datos científicos avalan (o no) la necesidad de esta tercera dosis? Empecemos por el principio.

Tercera dosis de la vacuna COVID-19

Tercera dosis de la vacuna COVID-19

 

¿Para qué se diseñaron las vacunas contra la COVID-19?

Si nos fijamos en los resultados de los ensayos clínicos que dieron lugar a la aprobación de cualquiera de las vacunas, se basaban en la protección que generaban frente a la COVID-19. Recordemos que la COVID es la enfermedad que genera la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, pero no es la infección en sí misma. ¿Cómo se explica esto? Porque como sabemos, hay mucha gente que se infecta por el coronavirus, pero no tiene síntomas. De modo que esta gente no desarrolla la COVID.

Entonces, el éxito que estamos viendo de las vacunas se basa en que los vacunados no desarrollan COVID-19 (síntomas) o los síntomas son más leves. El efecto más claro es que la mortalidad es muchísimo más baja en población vacunada que en no vacunada. Sin embargo, personas vacunadas se siguen infectando por SARS-CoV-2. Pero insisto, esto no significa que las vacunas no funcionen. Sí funcionan porque mucha menos gente fallece por COVID-19 y los síntomas que generan son más leves. Las vacunas, por tanto, son eficaces contra la COVID-19.

 

Si son eficaces, ¿por qué necesitamos una nueva dosis?

A aquellos que seguís mis publicaciones, sabéis que intento ceñirme a los datos científicos, intentar exponerlos y que cada cual saque sus conclusiones. En este caso, voy a dar mi opinión. Si la vacuna es eficaz, no necesitamos una tercera dosis. De hecho, no hay evidencias científicas que avalen el que una tercera dosis genera una protección mayor. Además, aún no sabemos cuánto dura la protección que generan las vacunas.

Con todo esto, si las vacunas están siendo eficaces contra la COVID-19, tal cual se diseñaron, y si no sabemos hasta cuándo estaremos protegidos con las dos dosis actuales, en mi opinión, no existen razones objetivas para esa tercera dosis.

 

¿Y por las variantes del coronavirus?

Esta es una gran cuestión. Los primeros datos que tenemos indican que, aunque la protección baja un poco, las vacunas actuales nos siguen protegiendo contra las variantes del coronavirus SARS-CoV-2. De modo que tampoco esto justifica una tercera dosis de la vacuna COVID-19.

Pero hay además un factor, a mi juicio, determinante. Hemos empezado diciendo que, en los países occidentales, la tasa de vacunación está en torno al 70%. Sin embargo, en zona menos desarrollados (África, regiones de Sudamérica o India), el porcentaje de personas vacunadas apenas llega al 10%. Este hecho favorece enormemente el que surjan nuevas variantes.

Pensemos que mientras que el virus está transmitiéndose, sigue mutando y generando por tanto nuevas variantes. Esto hace que, en un mundo global, donde hoy estás en España y mañana en Mozambique, mientras que todo el planeta no esté vacunado, seguirán surgiendo nuevas variantes. Egoístamente, no se trata de vacunar a alguien que está lejos y que puede no te importe si desarrolla COVID-19 o no. Se trata de que mientras que esa persona no se vacune, aumenta la probabilidad de que surjan nuevas variantes. Y esas nuevas variantes, aunque de momento no ha pasado, podría ocurrir que tiraran al traste con todo el esfuerzo que ha supuesto conseguir vacunarnos.

Vuelvo a dar mi opinión. Concienciémonos en que necesitamos vacunar a la población mundial, no vale mi ciudad, mi provincia o mi país. Necesitamos vacunar al mundo si queremos acabar con la pandemia.

 

Autor: Dr. CArlos del Fresno Sánchez; @arlosdel