Muchas infecciones, pero menos COVID-19

Tenemos más infecciones por SARS-CoV-2 pero menos casos de COVID-19

El pasado 27 de diciembre de 2020 se inició la campaña de vacunación contra la COVID-19 en España. Desde entonces, la gran mayoría de la población española, sensatamente, se ha vacunado. Se han administrado un año después más de 37 millones de pautas completas según el Ministerio de Sanidad. Pero justo un año después vemos que el número de contagios por SARS-CoV-2 se dispara. ¿Significa esto que las vacunas no están funcionando? EN ABSOLUTO. En otros posts he recalcado que las vacunas se diseñaron para evitar el desarrollo de la COVID-19. Es decir, para evitar sufrir la patología causada por la infección del virus. Los datos indican que tenemos muchas infecciones, pero menos COVID-19. De modo que las vacunas están funcionando. Veamos los detalles.

 

Comparación del número de nuevos casos y de fallecidos por COVID-19

Observando el número de casos confirmados de infección por SARS-CoV-2 en España desde el 1 de diciembre de 2020, tenemos la gráfica verde. Si atendemos al número de fallecidos, como dato más dramático del desarrollo de COVID-19, es decir, de tener síntomas, tenemos la gráfica roja. En ambos casos, la fecha de inicio de vacunación se muestra con una flecha roja.

 

Viendo la gráfica verde, podríamos decir que en este periodo de tiempo, hemos sufrido cuatro “olas” de infección por SARS-CoV-2. Algo llamativo es que a día de hoy, tenemos en España el mayor número de casos de esa gráfica, es decir, el punto verde de la derecha está en su valor más alto. Pero si comparamos con la gráfica inferior roja de muertes… es bastante diferente.

 

Para poder evaluar esta relación, he combinado las dos gráficas, en lo que vemos a la derecha de la figura, ¿qué nos dicen estos datos?

Muchas infecciones pero menos COVID-19

Muchas infecciones pero menos COVID-19

Muchas infecciones, pero menos COVID-19

Este sería el titular. Desde que empezamos a vacunarnos, las dos gráficas en la primera ola después del 1 de diciembre del año pasado tenían prácticamente la misma altura.

 

La siguiente ola fue más leve. Pero ya ahí vemos que la gráfica verde es, aproximadamente, el doble de alta que la roja. Es decir, muy pronto después de empezar a vacunarnos, aun teniendo infecciones por SARS-CoV-2, teníamos menos muertes.

 

Si seguimos la gráfica, la siguiente ola fue casi tan intensa como la primera en número de casos, pero la gráfica roja fue casi cuatro veces más baja. De nuevo, teníamos muchas infecciones, pero empezaba a no reflejarse tan fuertemente en las muertes.

 

Y, ¿qué tenemos actualmente? Una ola de infecciones tremenda. La gráfica verde es muy alta, y ni siquiera ha llegado a su pico. Pero fijémonos en la gráfica roja de muertes. Su altura es apenas una décima parte de la de infecciones.

 

Las vacunas funcionan

Con este ejercicio vemos que desde que empezamos a vacunarnos, el número de muertes por COVID-19 ha disminuido drásticamente. Pero no el número de infecciones por coronavirus SARS-CoV-2. ¿Por qué? Porque las vacunas evitan que desarrollemos síntomas graves, evitan que acabemos en el hospital, pero no que nos infectemos.

Entonces, si, efectivamente, las vacunas funcionan.

 

 

Fuente: Ministerio de Sanidad

Autor: Dr. CArlos del Fresno Sánchez; @arlosdel