Entrenarnos contra la COVID-19

Podemos entrenarnos contra la COVID-19

 

En un post anterior hablamos de la posibilidad de que nuestras defensas pudieran defendernos contra el coronavirus SARS-CoV-2 mediante la denominada inmunidad entrenada. En aquel momento, se trataba sólo de una posibilidad. Sin embargo, tras un intenso trabajo de investigación, mi grupo de investigación ha descubierto que podemos entrenarnos contra la COVID-19. El trabajo se ha publicado en la revista Frontiers in Immunology, y se trata de una colaboración entre el Instituto de investigaciones biomédicas del hospital la Paz (IdiPAZ), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y el Centro Nacional de Biotecnología (CNB). Os cuento qué hemos visto.

 

Inmunidad entrenada para entrenarnos contra la COVID-19

 

Repasemos primero qué es la inmunidad entrenada. Consiste en la capacidad que tiene nuestra primera línea de defensas de reconocer un estímulo, que la entrena. Debido a ese entrenamiento, esas defensas son capaces de reaccionar mejor a un segundo estímulo. En este caso, hemos visto que el entrenamiento realizado con un medicamento experimental compuesto de bacterias muertas llamado MV130, nos protege contra el coronavirus SARS-CoV-2. Este medicamento lo produce la farmacéutica española Inmunotek.

 

Es decir, se trata de una memoria que desarrollan estas defensas, que le permite luchar contra otras infecciones. Este tipo de memoria es totalmente diferente de la que se genera con las vacunas. Así, en el caso de la vacuna contra la COVID-19, nos protege del desarrollo de COVID-19.

Si bien hay que tener en cuenta que la protección que genera la inmunidad entrenada es menos eficiente que la que generan las vacunas. Por ello, se trata de dos tipos diferentes de defensas, ni mejores ni peores.

 

Repasada la diferencia entre los dos tipos de memoria, veamos los resultados que hemos obtenido. Es importante que quede claro que son resultados en ratones, con lo que aún nos queda camino que recorrer.

 

La inmunidad entrenada puede protegernos contra la COVID-19

 

Entrenamos a los ratones administrándoles el preparado de bacterias muertas (MV130). Una semana después de dárselo, los infectamos con el coronavirus SARS-CoV-2. Os podéis imaginar que hacer estos experimentos no fue nada fácil, porque trabajar con el virus directamente requiere unas instalaciones de alta seguridad biológica. De modo que realizamos estos experimentos en el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA). El resultado, tal y como se ve en la figura, nos mostró que aquellos animales que habían recibido el medicamento eran más resistentes a la infección, básicamente porque morían menos.

Entrenar-nuestras-defensas-contra-la-COVID-19

Entrenar-nuestras-defensas-contra-la-COVID-19

La inmunidad entrenada mejora las vacunas contra la COVID-19

 

Cuando realizamos estos experimentos empezábamos a tener vacunas contra la COVID-19. Entonces nos preguntamos si la inmunidad entrenada podría mejorar la protección que generaban estas vacunas. Y la respuesta fue si.

 

En nuestros experimentos observamos que las respuestas que generaban las vacunas contra la COVID-19 en animales que habían recibido el medicamento eran mejores. ¿Por qué? Porque se generaban más anticuerpos y de mejor “calidad” contra el coronavirus SARS-CoV-2. Cabe destacar que probamos este efecto con dos vacunas diferentes.

 

De modo que nos encontramos con que este tipo de medicamentos que generan inmunidad entrenada pueden tener una doble utilidad al entrenarnos contra la COVID-19.

Por un lado, protegernos contra infecciones de manera directa. Esto es relevante porque hay muchas zonas del planeta a las que aún no han llegado las vacunas, con lo que esto podría ser una alternativa.

Pero además, mejoran la protección que nos generan las vacunas. Por suerte, las vacunas contra la COVID-19 que estamos recibiendo son muy efectivas. Pero hay personas inmunodeprimidas en las que la inmunidad entrenada podría ser una ayuda. O quizá personas más vulnerables a la infección como podrían ser los ancianos.

 

En resumen, nuestros datos abren una nueva vía de esperanza contra la pandemia. Todo ayuda!!

 

 

Fuente: Frontiers in Immunology

Autor: Dr. CArlos del Fresno Sánchez; @arlosdel