Category Archives: 2020

¿Podría mi cuerpo controlar el crecimiento del VIH? Algunas personas logran hacerlo.

Infección del VIH

En las fases tempranas de la infección con el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), podemos detectar el virus en la sangre mediante técnicas como la PCR, tal y como hacemos en Empireo. Tras esa primera fase, el virus se integra en el núcleo de nuestras células. Una vez allí, en determinadas circunstancias que aún no entendemos del todo, puede “saltar” y empezar a multiplicarse. Cuando esto ocurre, también podemos detectarlo mediante PCR y es entonces cuando causa la enfermedad que conocemos como SIDA (Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida).

Sin embargo, existen personas que tras ser infectadas por el VIH, son capaces de controlarlo, evitando ese “salto”, de modo que tienen el virus integrado en sus células, pero no circulando en sus fluidos. En estos casos, de manera natural, la cantidad de virus en sangre es equivalente a la de pacientes que están en tratamiento con antiretrovirales (prácticamente indetectable).Y lo que es más importante, estas personas no transmiten la infección. Se encuentran en un estado conocido como “cura funcional”.

Estado de “cura funcional”

¿Por qué ocurre esto? Si lográsemos entender por qué estas personas logran controlar el crecimiento del virus, quizá podríamos diseñar tratamientos que permitan copiar esta situación, lo que supondría un tratamiento eficaz. Pues bien, dos equipos de investigación españoles han logrado identificar algunos de los factores que hacen que una persona con VIH logre esa cura funcional.

El primer estudio [1], publicado en la revista Scientific Reports muestra que tres pacientes, dos mujeres y un hombre, han logrado controlar el virus durante más de 25 años tras su infección; son los llamados “controladores de élite”. Estas personas presentan una combinación de factores que les permite tener al virus bajo control. Por un lado, el tipo de virus que les infectó parece haber perdido parte de su capacidad de reproducirse. Otro factor, es que el virus se integró en zonas concretas en las que no puede multiplicarse llamadas “desiertos genéticos”. Finalmente, los controladores presentan unas variantes de genes que hacen que la respuesta de su sistema inmune, de sus defensas contra el virus, sea muy potente.

El segundo estudio [2], publicado en la revista Cell Reports, se ha centrado justamente en entender el tipo de respuesta inmune que presentan estos pacientes. Sus datos dan pistas acerca de las características que debe tener una persona para que logre controlar el crecimiento del VIH, en concreto, para que logre producir anticuerpos eficientes contra el virus.

 

VIH, Martin-Gayo et al, 2020

Y… todos estos descubrimientos, ¿para qué sirven?

Bien, si logramos conocer las razones por las que una persona logra controlar la multiplicación del VIH, podremos intentar crear terapias que “copien” esas razones.

Por ejemplo, si logramos saber por qué el virus pierde su capacidad de multiplicarse, podremos diseñar tratamientos o vacunas que ataquen al virus justo ahí. Por otra parte, si entendemos cómo se integra el virus en los “desiertos genéticos”, podremos crear medicamentos que obliguen al virus a ir a esas zonas y por tanto, no podrá multiplicarse. Estas aplicaciones pueden extraerse del primer estudio que os presentamos.

De la información combinada de las dos publicaciones, podríamos llegar a conocer el tipo de respuesta inmune que logra controlar el crecimiento del virus, desarrollando tratamientos que generen esa respuesta. Además, si logramos saber las características de un “controlador de élite”, podríamos predecir si un paciente lo será o no tras infectarse, lo que ayudaría a mejorar su tratamiento.

En resumen, este tipo de trabajos investigan la “cura funcional”. Supone un tratamiento que no busca la eliminación total del virus, sino mantenerlo bajo control, en una forma en la que no se transmita. Estas investigaciones son complementarias a las que buscan eliminar el virus. En cualquier caso, el objetivo final es lograr que la infección no evolucione a SIDA y no pueda ser transmitida. Parece que estamos en el buen camino, ¿no?.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!

 

Autor: Dr. Carlos del Fresno Sánchez; @arlosdel

Fuente:

1 Casado, C. et al. (2020) Permanent control of HIV-1 pathogenesis in exceptional elite controllers: a model of spontaneous cure. Sci. Rep. 10, 1902

2 Martin-Gayo, E. et al. (2020) Immunological Fingerprints of Controllers Developing Neutralizing HIV-1 Antibodies. Cell Rep. 30, 984-996.e4

 

 

Coronavirus de Wuhan, ¿Qué sabemos?

Lo malo y lo bueno del coronavirus de Wuhan.

Empecemos por el principio. Los coronavirus no son agentes infecciosos desconocidos. Sabemos que los coronavirus son una familia compuesta por unas 40 especies diferentes de virus. Aunque principalmente causan enfermedades en animales, es una familia vírica con una alta incidencia de enfermedades zoonóticas (enfermedades que pueden transmitirse a los humanos desde otros animales). Causan desde el resfriado común, hasta bronquitis, neumonías e incluso Síndrome Respiratorio Agudo Severo (sus siglas en inglés son SARS).

Los coronavirus están compuestos de una cápsula proteica, que se rodea de una envuelta al abandonar la célula infectada. Esta estructura contiene en su interior el material genético del virus, lo que podríamos llamar su “ADN”, aunque en este caso tiene una estructura particular y se llama ARN.

Millones de años de evolución para una estrategia clara, multiplicarse.

Además, hay que recordar que los virus son hábiles en su estrategia. En concreto los coronavirus no solo toman al salir un pedazo de la membrana de la célula que infectan para “camuflarse mejor”. Sino que además, el ARN posee dos señales en sus extremos llamadas región CAP y cola de Poly(A), que son secuencias que las células infectadas reconocen como propias.

Estas señales dan instrucciones claras a la célula, replicar o copiar todos los componentes del virus.

Cuando estos virus entran en contacto con una célula animal o humana, logran meterse en su interior. Una vez allí, se aprovechan de ella para multiplicarse y generar millones de nuevos virus, que continuarán infectando a otras células vecinas y transmitiéndose entre individuos.

Se llaman coronavirus por la forma de corona que tiene su cápsula al verla bajo el microscopio.

Imagen: Dr. Fred Murphy & Sylvia Whitfield/CDC

Imagen: Dr. Fred Murphy & Sylvia Whitfield/CDC

Una característica de estos virus es su capacidad de mutar. Esto supone que son capaces de cambiar su material genético y esto les permite saltar entre especies, es decir, pasar de infectar animales a infectar seres humanos. Este hecho extremadamente complejo, es relativamente sencillo de explicar, los virus no poseen sistemas de corrección de su material genético, por lo que el número de errores que ocurren al copiarlo es elevado. Dada esta imperfección, que provoca que un % de los nuevos virus sean inviables, los virus se han adaptado a hacer muchas copias de sí mismos (millones) para que así aunque algunos no sobrevivan, pero otros muchos sí.

El problema es que esta estrategia les da otra ventaja más, y es que de todos esos virus que poseen mutaciones, alguno de ellos posee una mutación que en lugar de matarlo, le confiere una ventaja, de cualquier tipo como por ejemplo un cambio que le haga invisible a los ojos del sistema inmune o una mutación que le permita infectar a una especie que antes no podía infectar.

Esto fue lo que ocurrió las otras dos veces anteriores que se detectó una infección masiva por coronavirus. La primera fue en 2002 en China, con el coronavirus causante del síndrome respiratorio agudo severo o SARS. La segunda ocasión fue en 2012, con el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio o MERS. En ambos casos, las investigaciones realizadas apuntan a que el origen de ambos estuvo en murciélagos, pero mutaron y fueron capaces de saltar al ser humano.

Teniendo en cuenta toda esta información general sobre los coronavirus, volvamos a la pregunta inicial, ¿qué sabemos del coronavirus de Wuhan?

Se trata de un virus nuevo, denominado hasta ahora 2019-nCov, del que sólo se tiene constancia desde hace escasos 30 días y que se ha generado muy probablemente por mutación tal y como hemos comentado.

Los estudios epidemiológicos indican que pudo surgir en un mercado donde se comercializaba con animales vivos en la ciudad china de Wuhan, ya que la mayoría de los primeros afectados habían estado allí. Esto concuerda con las dos experiencias previas en cuanto a la posibilidad de que el virus haya saltado de animales a humanos. Además, se ha confirmado que puede transmitirse entre humanos, ya que hay personas afectadas que no han pasado por el mercado de Wuhan, otra ventaja conferida por su alta capacidad de mutar.

En cualquier caso, los contagios parecen limitados y se han dado entre contactos estrechos, como familiares o personal sanitario. Así, la infección ha llegado desde China a Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Nepal, Taiwan, Macao, Japón, Estados Unidos y Francia. Incluso se ha elaborado un mapa interactivo donde se encuentra actualizado en directo el número de casos positivos, en estudio o descartados, en el Mundo.

El coronavirus de Wuhan infecta las vías respiratorias y causa síntomas similares a los de una neumonía. Desde leve a grave, con fiebre y dificultades respiratorias, aunque aún no tenemos un patrón claro ya que no siempre aparece la fiebre. La asistencia médica de los afectados se centra en tratar los síntomas.

Y ahora, las buenas noticias. De nuevo la PCR.

Tan pronto como sólo cinco días después de su identificación, China compartió con la Organización Mundial de la Salud la secuencia del material genético del virus. Esto es algo fundamental, porque permite desarrollar pruebas de PCR para detectar específicamente al coronavirus de Wuhan, ya que por los síntomas que genera, es muy difícil de diferenciar de otro tipo de neumonía o incluso de una gripe.

El tipo de prueba que se realiza es como la que realizamos en Empireo en la mayoría de nuestros diagnósticos, la reacción en cadena de la polimerasa o PCR de sus siglas en inglés. Esta técnica permite la detección de virus muy pronto tras una infección.

Además, la PCR es extremadamente sensible y específica, lo que se traduce en que se logra detectar al virus aunque la infección sea muy leve y que permite identificar al coronavirus 2019-nCov.

Así la PCR logra diagnosticar las infecciones causadas por coronavirus 2019-nCov o coronavirus de Wuhan. Estas características son justo lo que necesitamos para controlar una infección que parece avanzar muy rápido y que ya ha causado un número considerable de muertes. China ya ha anunciado que va a desarrollar la vacuna, y estará lista en los próximos 3 a 9 meses.

La situación es complicada, sin embargo, tenemos ya experiencias previas en el control de este tipo de infecciones, una potente herramienta de detección, la PCR y uno de los mejores Sistemas de Salud del Mundo.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!

AUTORES:

Dr. Carlos del Fresno Sánchez

Dr. Miguel Ángel Llamas Matías

Empireo participa en el programa de radio “Patenta tu éxito”

Las enfermedades de transmisión sexual se hacen un hueco en antena.

El pasado mes de Diciembre nuestro CEO, el Dr. Miguel Angel Llamas Matías, asistió como invitado al programa de Marga de la Fuente para hablar de las Enfermedades de Transmisión Sexual.

Puede escucharse el programa completo en este link: Patenta tu exito podcast

A continuación, hemos preparado un audio editado con la participación de Empireo SL en el programa:

Patenta tu éxito es un programa que se emite todos los miércoles de 20:30 a 21:30h en Libertad FM (107.0 FM) con un objetivo claro: divulgar el conocimiento empresarial para ayudar a potenciar el talento, para ofrecer un valor añadido real, y formar parte de las iniciativas emprendedoras existentes hoy en día.

Miguel Angel trató en profundidad el tema de las Enfermedades de Transmisión sexual, poniendo ejemplos de la problemática actual, reivindicando el uso del preservativo y apoyando la divulgación del conocimiento Científico para evitar la desinformación y las situaciones de riesgo a las que hoy en día están expuestos nuestros jóvenes.

Uno de los datos más comentado fue el aviso por parte del CDC Americano del aumento de casos de Sífilis Oculares en la última década, noticia que también puede recogerse en datos de centros Europeos tal como recoge este artículo Científico de 2018.

Empireo Marga de la Fuente

De izquierda a derecha: Ángel Madrid (Director médico de Biotronik), Miguel Angel Llamas (CEO de Empireo SL, Profesor de Microbiología e Inmunología), Marga de la Fuente (Directora del Programa Patenta tu éxito), Noelia Beltrán (Emprendedora), Samuel Benzadon (experto en coach estratégico) y Oscar Mesa del Castillo (Fundador y CEO de Qualitecfarma). 

 

Queremos aprovechar esta pequeña ventana al Mundo a Marga de la Fuente y a su equipo por la oportunidad de divulgar Ciencia, desde Empireo SL apoyamos desde hace años a la Asociación Comunicadores de Biotecnología (www.comunicabiotec.org)

 

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!

 

Fuente: Centers for Disease Control and Prevention (https://www.cdc.gov/)

Patenta tu éxito. Libertad FM. Podcast (https://libertadfm.es/2018/06/06/patenta-tu-exito/)

AC Pratas, P Goldschmidt, D Lebeaux, C Aguilar, N Ermak, J Benesty, C Charlier, E Benveniste, L Merabet, N Sedira, E Hope-Rapp, C Chaumeil, B Bodaghi, E Héron, JA Sahel, O Lortholary, and MH Errera. Increase in Ocular Syphilis Cases at Ophthalmologic Reference Center, France, 2012–2015. Emerging Infectious Diseases, Volume 24, Number 2—February 2018 (https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/24/2/17-1167_article)

 

Autor: Dr. Miguel Angel Llamas Matías

¿Qué hemos aprendido tras 10 años de la vacuna contra el Papiloma?

Se cumplen 10 años de la incorporación de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en el calendario de vacunación español. En este calendario, la vacuna se administra a niñas de 12 años, aunque la vacuna está disponible en farmacias para cualquier persona que quiera adquirirla. ¿Y por qué podría alguien estar interesado en adquirir esta vacuna no incluida en el calendario oficial de vacunación? (Página de la Agencia del medicamento)

Para intentar responder a esta pregunta, conozcamos primero al protagonista de esta historia: el virus del papiloma humano. Lo llamamos “el” virus, pero en realidad se trata de una familia de más de 200 miembros que se identifican mediante números que llamamos serotipos. El VPH constituye actualmente la enfermedad de transmisión sexual más prevalente en el mundo, ya que infecta a una de cada diez mujeres y a dos de cada diez hombres.

Virus del Papiloma Humano (VPH)

Virus del Papiloma Humano (VPH)

Para la mayoría de estos portadores, el virus pasa desapercibido ya que no muestra síntomas debido a que nuestro sistema inmune logra eliminarlo. Sin embargo, en otras ocasiones el VPH genera síntomas como la aparición de molestas verrugas en manos, pies y genitales. El problema es que el VPH puede ir más allá y generar distintos tipos de cáncer como de faringe, pene, ano, vagina y principalmente del cuello de útero, también llamado cérvix. Para que nos hagamos una idea de la relevancia del VPH en este sentido, en torno al 60 % de estos tumores se generan a consecuencia del virus.

¿Y qué hace que el VPH pase desapercibido o pueda generar un cáncer?

La principal razón es el serotipo que nos infecte, el VPH es un virus que posee capacidad lisogénica. Es decir, posee la capacidad de integrar o introducir su material genético en el interior del nuestro. Si ese material genético se integra en una región no funcional o sin importancia, no va más allá. El problema es que en ocasiones se introduce en un punto clave del ADN y causa la muerte de la célula o peor aún, su transformación en una célula cancerígena. Son los serotipos de alto riesgo los que tienen mayor tendencia a esta lisogenizar.

Existen serotipos de bajo riesgo como el VPH 6 y 11 que causan alrededor del 90% de las verrugas genitales benignas. Y los de alto riesgo como el VPH 16 y 18 que generan aproximadamente el 70% de cánceres de cuello de útero. Y esto nos lleva a la primera pregunta que nos hacíamos. La vacuna contra el VPH es una vacuna que llamamos tetravalente, porque protege contra estos cuatro tipos de virus, de modo que previene la infección contra los principales y más agresivos VPH .

Sin embargo, la vacuna del papiloma no protege contra todos los serotipos (ya hemos dicho que hay más de 200), de modo que incluso vacunados, no estamos totalmente protegidos del VPH , ya que podemos infectarnos por una variante contra la que no estamos vacunados.

Pero también al revés, incluso si ya estás infectado por el VPH , es interesante vacunarse, especialmente si el VPH con el que estás infectado es de bajo riesgo, ya que la vacuna te protegerá de los VPH de alto riesgo, previniendo el desarrollo de los cánceres mencionados anteriormente.

Por ello, como para cualquier virus, es importante conocer si estamos infectados. Pero en el caso del VPH es mucho más importante saber con qué serotipo de virus estamos infectados para saber si es de bajo o alto riesgo. Actualmente, existen pruebas que permiten detectar el VPH y diferenciar muchos de los serotipos de alto riesgo (Ver pruebas que realiza Empireo).

La propuesta de la organización mundial de la salud es ampliar la población a vacunar también a niños ya que los hombres pueden ser portadores y transmisores del virus. El objetivo es conseguir gracias a la vacuna del papiloma que el cáncer de cuello de útero llegue a ser una enfermedad rara. Para ello, es importante saber si tenemos VPH y sobre todo qué VPH . Tanto hombres como mujeres.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud (https://www.who.int/es/home)

Agencia Española del Medicamento (https://cima.aemps.es/cima/publico/home.html)

Instituto Americano del Cáncer (https://www.cancer.gov/)

 

Autor: Dr. Carlos del Fresno Sánchez