Una variante agresiva de VIH, identificada en Cuba, llevaría a los infectados a desarrollar SIDA en solo tres años

Tener relaciones sexuales sin protección con múltiples parejas aumenta el riesgo de coinfección por varias cepas de VIH, el virus causante del SIDA. Esto puede dar lugar a la generación de nuevas variantes del virus por recombinación entre las cepas coexistentes. En una investigación reciente, se describe una de estas variantes que parece ser más patogénica que otras cepas de VIH e identificada en Cuba. La progresión a SIDA en los pacientes infectados con esta nueva forma es mucho más rápida, produciéndose en un periodo de tres años desde la seroconversión. En muchos casos, esta progresión es tan rápida que muchos de las personas no se dan cuenta de que estaban infectadas.

Para entrar en la célula el VIH utiliza unas moléculas localizadas en la superficie celular. El receptor principal para la entrada de VIH es el CD4, aunque es necesaria la presencia de otras moléculas llamadas correceptores siendo los mayoritariamente usados por VIH los receptores de quimioquinas CCR5 y CXCR4, que se expresan de forma diferencial en diferentes tipos de células del sistema inmune, como linfocitos T y macrófagos.

La progresión rápida a SIDA se ha asociado con múltiples factores, entre ellos el uso diferencial de los correceptores celulares. En este sentido, el cambio de uso de CCR5 a CXCR4 está bien descrito en la bibliografía en la progresión rápida de VIH subtipo B, aunque no se había observado antes en variantes generadas por recombinación.

En una reciente investigación llevada a cabo en la Universidad de Lovaina y publicado en la revista EBioMedicine, se ha identificado una nueva forma recombinante de VIH aislada de pacientes en Cuba que tienen una progresión rápida a SIDA. En este trabajo, se analizaron diferentes marcadores en la sangre de 95 pacientes, como son la carga viral, medida por PCR cuantitativa, y la concentración de RANTES, una molécula defensiva del organismo. De estos, 52 pacientes habían tenido una progresión rápida a SIDA,21 personas infectadas con VIH que no habían desarrollado SIDA y 22 pacientes que habían desarrollado SIDA tras un periodo “normal”.

El resultado fue que los pacientes infectados con la cepa recombinante de VIH recombinante, tenían cargas virales anormalmente altas que se correlacionaba con mayores concentraciones de RANTES. Esta molécula forma parte de la respuesta inmune natural y actúa a través de la unión a CCR5, que es utilizado por la mayor parte de los subtipos de VIH para entrar en la célula. La alta concentración de RANTES en la sangre de los pacientes infectados esta variante sugiere CCR5 no estaba disponible como correceptor para el virus. Los autores sugieren que esto puede forzar al virus a utilizar alternativamente el CXCR4, teoría que se reforzó al observar que todos los pacientes del estudio infectados con el virus VIH recombinante desarrollaron SIDA en los tres años siguientes al contagio.

La transición desde el correceptor CCR5 a CXCR4 está descrita para distintas cepas de VIH pero, en general, se produce de forma más lenta. Esto llevó a los investigadores a sugerir que la transición rápida observada la cepa aislada en Cuba se podría producir como resultado de la recombinación de fragmentos genómicos de diferentes subtipos del VIH. En este sentido, CRF19, así se ha denominado a esta variante recombinante, contiene regiones del subtipo D (extremo C-terminal de Gag, proteasa, transcriptasa reversa y Nef), del subtipo A (parte N-terminal de gag, la integrasa y Env) y del subtipo G (Vif, Vpr, Vpu y región Ct de Env). De estos, el subtipo A se asocia con una progresión más lenta. Sin embargo, el subtipo D se relaciona con un desarrollo de SIDA más rápido lo que sugiere que una proteasa más activa podría dirigir a una tasa de replicación mayor, lo que facilitaría la transición al uso del correceptor CXCR4.

La conclusión principal de este trabajo científico es que el virus cambia de forma temprana al correceptor CXCR4 después de la infección, lo que lleva a una rápida progresión a SIDA. Esto aumenta el riesgo de que aparezcan problemas asociados a esta enfermedad incluso antes de que la infección por VIH sea diagnosticada.

Fuente: EBioMedicine, 2015; DOI: 10.1016

Logo empireo