CHECKinCERVIX

¿Qué es la infección por Papilomavirus genital?

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del papiloma humano (VPH). Este virus puede infectar el área genital de hombres y mujeres, incluyendo la piel del pene, vulva, ano o los revestimientos de la vagina, cuello del útero y recto.

Las últimas publicaciones estiman que alrededor de un 5-10% de la población española está infectada por VPH, y que aproximadamente un 70% de las mujeres han estado o podrían estar en contacto con el virus en algún momento de su vida.

Algunos tipos del VPH, son llamados de “alto riesgo”, ya que su infección puede conducir al desarrollo de cánceres en el área genital, sobre todo cáncer de cuello de útero en las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la infección?

El virus puede generar verrugas genitales e inducir cambios pre-cancerosos en las citologías vaginales. Una vez transmitido, los síntomas pueden aparecer dentro de meses e incluso años. Las verrugas o las alteraciones ginecológicas mencionadas, no siempre constituyen un peligro para la salud,pero sí pueden indicar la posibilidad de desarrollar un cáncer.

¿Cuál es la conexión entre la infección con el VPH y el cáncer de cérvix?

Existen varios tipos de VPH. Aproximadamente un 25% de los tipos de VPH conocidos, son considerados de “alto riesgo”, pudiendo conducir su infección persistente al desarrollo de cáncer de cuello de útero.

Los tipos de “bajo riesgo”, no implican riesgo de cáncer, a pesar de poder inducir cambios leves en las revisiones ginecológicas rutinarias.

Los tipos de “alto riesgo” son los que se asocian con el cáncer del cuello del útero, pudiendo también originar cánceres menos frecuentes como el anal.

Revisiones ginecológicas regulares, complementadas con detecciones concretas de la presencia del virus, aseguran que la presencia de cambios pre-cancerosos, no evolucionen al desarrollo del cáncer.

Con el método utilizado por EMPIREO, podemos detectar la presencia del VPH que, como se ha mencionado, es muy común; pero la cualidad más importante de nuestro método, es que permite diferenciar la presencia de virus de “alto riesgo”.

Los últimos estudios publicados ponen de manifiesto que cada 18 minutos muere una mujer en Europa por cáncer de útero, lo que en España se traduce en 900 defunciones anuales y 2.000 nuevos casos al año. Las muertes por cáncer de útero superan a las asociadas al VIH o la Hepatitis B y C, reconociéndose como el segundo cáncer por orden de frecuencia en la población femenina. La aparición de nuevos casos de cáncer de útero y las muertes causadas por el desarrollo de dicha patología se han incrementado de manera alarmante, duplicándose en España el número de muertes por cáncer de cérvix entre 1990 y 2004.

El cáncer de cuello de útero, presenta una mortalidad en torno al 40%. Si bien, una detección precoz permite establecer un seguimiento médico que, generalmente, conduce a su curación. Plantea el problema de que no presenta síntomas hasta que se encuentra en un estadio avanzado. Por ese motivo, la detección de factores de riesgo como la infección por VPH de “alto riesgo” es fundamental, servicio que presta EMPIREO.

¿Qué ofrece EMPIREO?

EMPIREO ofrece una detección de la presencia de virus, lo cual puede ser muy útil en el caso de posibles alteraciones en las revisiones ginecológicas o presencia de verrugas, ya que permite orientar el diagnóstico clínico a una infección viral, con lo que los tratamientos podrán ser más efectivos.

Más importante aún, en la detección realizada por EMPIREO, se indica si el tipo de virus detectado pertenece al grupo de “alto riesgo”, constituyendo un marcador de posibilidad al desarrollo de un cáncer. Este tipo de detección precoz, permite a los clínicos imponer un seguimiento y en su caso, iniciar los tratamientos oportunos.

En el caso de que el resultado de la prueba de detección de papilomavirus sea positivo, se puede realizar una determinación de la presencia de oncoproteínas, lo cual indicará si el camino hacia el cáncer de cuello de útero se ha iniciado.

¿Se puede prevenir el desarrollo de cáncer de cervix?

En el caso de que el resultado de la prueba de detección de VPH sea negativo y, por tanto, no haya signos evidentes de infección por este virus, se pueden utilizar vacunas frente al virus del papiloma humano.Un ejemplo es la vacuna GARDASIL que es preventiva y, por tanto, no representa un tratamiento contra el cáncer. La vacuna, desarrollada por los laboratorios Sanofi Pasteur SMD, indica que ofrece a las mujeres una protección eficaz para los cuatro tipos de virus (6, 11, 16 y 18) responsables de la mayor parte de las enfermedades asociadas al VPH y que está indicada para la inmunización de adolescentes de 9 a 15 años y mujeres adultas de 16 a 26. La propia compañía, en la reciente XXIV Conferencia Internacional sobre el Papilomavirus, ha comunicado que la eficacia frente a enfermedades clínicas, sin tener en cuenta las infecciones persistentes, fue del 92%, demostrando su efectividad frente a lesiones de cuello de útero precoces y precancerosas, lesiones vulvares y vaginales precancerosas y verrugas genitales en mujeres de 24 a 45 años que no estaban infectadas por los virus incluidos en la vacuna en el momento de su administración.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!