¿Qué virus y bacterias son factores de riesgo para el cáncer?

En el Día Mundial Contra el Cáncer, que se celebra cada 4 de febrero, son muchas las acciones de concienciación que se llevan a cabo para mostrar a la sociedad la importancia de su prevención y control. 

Con cáncer se hace referencia a un grupo de enfermedades en las cuales se produce una proliferación anómala de las de las células de un determinado tejido que pueden llegar a diseminarse por todo el organismo. Esta proliferación anormal puede ser debida a una división descontrolada de las células o a que estas no mueren cuando el organismo lo requiere quedando de esta forma “inmortalizadas”. Destacar que cada una de las enfermedades englobadas dentro del término cáncer tiene sus características propias con causas, evolución y tratamientos muy diferentes del resto.

El gran esfuerzo realizado en la investigación del cáncer, permite tener cada vez más información a todos los niveles desde cuáles son los mecanismos moleculares implicados hasta conocer factores de riesgo para el desarrollo de algún cáncer. Así, la infección por algunos microorganismos como virus y bacterias se ha relacionado con un incremento en el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer.

La explicación es sencilla, imaginemos que si el cáncer no es más que un error en la división celular que produce una mutación, cuantas más veces deba dividirse una célula, más posibilidades habrá que ese error o “mutación” ocurran. De esta forma, el daño continuado de un tipo celular, como las células del aparato respiratorio por el tabaco o las del aparato reproductor por una infección, más posibilidades existirán de sufrir esa mutación y por tanto el cáncer.

¿Qué virus se relacionan con un mayor riesgo de cáncer?

Los virus del papiloma humano (VPH) o papilomavirus, de los cuales existen más de 40 tipos que se transmiten por vía sexual, están relacionados con un cierto número de casos de cáncer de cérvix, pene, ano y orofaríngeo. Se consideran dentro de los VPH transmitidos sexualmente dos grandes grupos:

  • Papilomavirus de bajo riesgo como, entre otros, los tipos VPH-6 y 11 que producen verrugas en la piel de la zona genital y anal, conocidas como condiloma acuminado y que no causan cáncer.
  • Papilomavirus de alto riesgo u oncogénicos. Estos pueden causar cáncer, existiendo alrededor de 12 tipos siendo los VPH-16 y VPH-18 los responsables de la mayoría de cánceres causados por papilomavirus. Destacar que la mayoría de las infecciones por VPH de alto riesgo no causan cáncer y desaparecen de forma espontánea. Solo algunas infecciones persisten y en estos casos el virus provoca cambios celulares que pueden causar afecciones de la zona más graves que, en ausencia de tratamiento, pueden derivar en lesiones cancerosas.

Los virus de las hepatitis B y C infectan células del hígado y tras el contagio se puede producir una enfermedad aguda que dura semanas o incluso meses con una sintomatología variada que incluye ictericia, dolor abdominal, nauseas, vómitos, cansancio etc. Una parte de estas infecciones desaparecen por si solas (más del 90% en hepatitis B y entre el 15-45% en hepatitis C). Sin embargo algunos individuos progresan a una infección crónica que con el tiempo puede derivar en daño hepático, cirrosis y en un porcentaje de los infectados cáncer de hígado.

El virus linfotrópico de células T humanas tipo 1 (HTLV-1) llamado así por su “atracción” hacia este tipo de células, pertenece a la familia Retroviridae en la cual se incluye también el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH. En la gran mayoría de las personas con HTLV-1 el virus permanece en el organismo durante toda su vida sin desarrollar ninguna enfermedad debida a la infección por este virus. Solo en una pequeña minoría, en general tras décadas de infección, se desarrollará una enfermedad causada por HTLV-1. Una de las enfermedades causada por este virus es la leucemia/linfoma de células T del adulto.

El Virus Herpes humano tipo 8, perteneciente a la misma familia que el virus herpes simplex, se asocia a la aparición del sarcoma de Kaposi, que un tipo de cáncer que generalmente se detecta por la aparición de anomalías tumorales cutáneas con crecimiento excesivo de vasos sanguíneos aunque en realidad se producen en cualquier parte del cuerpo. Este tipo de cáncer aparece predominantemente en personas inmunodeprimidas como por ejemplo las infectadas con el VIH. De hecho, el sarcoma de Kaposi es considerado como una señal definitoria de SIDA.

¿Qué bacterias están vinculadas al desarrollo de cáncer?

Tradicionalmente las infecciones bacterianas no estaban consideradas como causas principales de cáncer. Sin embargo, numerosos estudios han mostrado que la infección por ciertas bacterias podría ser considerada como un factor de riesgo en el desarrollo de cáncer. Los mecanismos por los cuales las bacterias incrementarían este riesgo son, por un lado la inducción de una inflamación crónica en el tejido afectado y por otra la producción de metabolitos con actividad cancerígena.

Un ejemplo de esta asociación es la infección prolongada por Helicobacter pylori que puede causar úlceras de estómago. Estudios epidemiológicos han relacionado la infección por esta bacteria con el adenocarcinoma del estómago distal. La infección produce una inflamación crónica que puede producir cambios celulares que, con el tiempo, podrían conducir al cáncer. De nuevo, destacar que la mayoría de las personas que tienen H. pylori nunca desarrollarán cáncer de estómago, aunque este sea un factor de riesgo.

Otro ejemplo es el de la infección por Chlamydia trachomatis, la bacteria causante de la clamidiasis, un tipo de enfermedad de transmisión sexual. La infección por esta bacteria en muchos casos es asintomática pudiendo permanecer de forma “silenciosa” durante muchos años antes de ser detectada y tratada. Existen algunos estudios que relacionarían la infección por clamidia con un mayor riesgo de cáncer cervical especialmente cuando se dan infecciones conjuntas con el VPH.

Prevención de infecciones para reducir el riesgo de cáncer

Una idea que se extrae directamente de esta información es que si las infecciones por estos microorganismos son factores de riesgo para el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, evitándolas se podría reducir la predisposición a esta enfermedad.

En el caso del papilomavirus y el virus de la hepatitis B existen vacunas aprobadas por las autoridades sanitarias que, administradas de forma correcta, son altamente efectivas para impedir la infección por los virus a los que están dirigidas.

En aquellas infecciones curables como las producidas por H. pylori y C. trachomatis el diagnóstico precoz permite establecer tratamientos de antibióticos para eliminar completamente el patógeno del organismo.

Por último, para aquellos agentes infecciosos, para los que no se dispone de una vacuna y un tratamiento efectivo, se pueden establecer medidas para reducir la transmisión a través de ciertas vías como puede ser el uso de preservativo para evitar el contacto a través de relaciones sexuales.

Empireo. Artículo de elaboración propia.

  1. Luis lema

    Hola .Cuanto se tarda una bacteria para producir un cancer

  2. Ana

    Yo quisiera saber al cuanto tiempo de saber q es papiloma humano se hace cancer

    1. Enrique Álvarez Gómez Empireo

      Las infecciones por algunos tipo del virus del papiloma humano incrementan el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer como el de cuello de utero, ano, pene, garganta, etc. Sin embargo, no todas las infecciones por el virus del papiloma humano terminan desarrollando cáncer. Muchas de las infecciones por este virus se resuelven de forma natural, es decir son eliminadas por el propio cuerpo.

Comments are closed.