¿Puede ser efectiva la profilaxis pre-exposición en otras ETS diferentes de VIH?

En una entrada anterior de nuestra sección de noticias (disponible aquí) hablamos del tratamiento de VIH como método de prevención, que está actualmente en la primera línea de la investigación clínica. Uno de estos métodos es la profilaxis pre-exposición (PrEP de sus siglas en inglés), que en el caso de VIH consiste en la administración de antirretrovirales de forma diaria para evitar la transmisión del virus ante un contacto potecialmente peligroso. Se ha sugerído que la PrPE podría ser altamente efectiva especialmente en grupos de riesgo, con prevalencia de VIH mayor, como las trabajadoras sexuales, en el abuso de drogas inyectadas y en hombres que tienen sexo con hombres.

En este post comentamos un estudio piloto muy reciente realizado en los Estados Unidos y publicado en la revista Sexually Transmitted Diseases, en el cual los investigadores sugieren que la PrEP podría extenderse a otras enfermedades de transmisión sexual (ETS). Observaron que una dosis diaria del antibiótico doxicilina podría ser eficaz como PrEP para evitar la transmisión de ETS como la gonorrea, la clamidia y la sífilis.

Para realizar este estudio, se reclutaron en la ciudad de Los Ángeles a 30 hombres homosexuales y mujeres transgénero VIH positivos que habían contraído la sífilis al menos dos veces desde el diagnostico de VIH. Los participantes se sometieron a un diagnóstico inicial de ETS para descartar la presencia de gonorrea, clamidia y sífilis. Para probar la efectividad de la PrEP se asignaron al azar en dos grupos de 15 participantes, uno de ellos para tomar 100 miligramos diarios de doxicilina durante 36 semanas y los participantes del otro el grupo recibieron incentivos económicos si permanecían libres de infecciones de transmisión sexual.

La adherencia al tratamiento con doxicilina se monitorizó en los individuos de este grupo determinando los niveles de este antibiótico en sangre. Se estableció un nivel mínimo de 1000ng de droga por mililitro de sangre como indicador de buena adherencia.

En las semanas 12, 24, 36 y 48 se realizaron pruebas diagnósticas para las tres enfermedades de transmisión sexual analizadas en este estudio. Además, los participantes completaron unos cuestionarios elaborados para conocer el número de parejas sexuales recientes, el uso de preservativo y el uso de drogas durante las relaciones sexuales.

El resultado obtenido mostró que los individuos que tomaron doxiciclina como PrEP tuvieron una probabilidad un 73 por ciento menor de haber contraído alguna de las tres enfermedades de transmisión sexual en la semana 48 en comparación con los participantes del grupo control. Sin embargo, estos resultados no son del todo concluyentes debido al reducido número de participantes del estudio. Por esto, los investigadores sugieren que sería adecuado el desarrollo de un ensayo más amplio para probar la eficacia de los antibióticos como PrEP para ETS como la gonorrea, clamidia y sífilis.

Los autores también discuten acerca de uno de los principales problemas del uso de antibióticos como PrEP, que es la aparición de resistencias a antibióticos en las bacterias causantes de estas ETS. En este sentido, comentan que no hay evidencia sólida de resistencia a docicliclina en clamidia, que este antibiótico no ha sido utilizado frente la gonorrea y que la bacteria de la sífilis no desarrolla fácilmente resistencias. Sin embargo, aunque utilizados en PrEP es menos probable que se generen resistencias a antibióticos, problemas como la no correcta adherencia al tratamiento en infecciones previas o ya existentes durante la PrEP incrementan el riesgo de aparición de resistencias.

Por último, concluyen que, dado que la infección con sífilis incrementa el riesgo de transmisión de VIH, la PrEP podría ser efectiva en reducir el contagio de este virus de forma especial en aquellos grupos con más riesgo dentro de la sociedad.

Publicaciones relacionadas: Mantén una buena salud sexual. Protégete frente a las enfermedades de transmisión sexual.

Fuente: Sexually Transmitted Diseases 42(2):98-103.

 Logo empireo