¿Por qué hay vacunas frente a VIH que no funcionan como se esperaba?

Científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Duke han investigado los motivos por los cuales una vacuna candidata frente a VIH y utilizada en un importante ensayo clínico no protegía contra la infección por VIH pese a que es capaz de  inducir anticuerpos anti-VIH. Los anticuerpos inducidos por esta vacuna reconocían tanto el VIH como los microorganismos propios de la flora intestinal, que forman parte de lo que se conoce como el microbioma de nuestro organismo. En este trabajo de investigación los investigadores sugieren que estos anticuerpos surgen debido a que la vacuna potencia una respuesta de anticuerpos ya existente frente al microbioma intestinal. Esto podría ser la explicación de por qué las personas que recibían la vacuna denominada HVTN 505 no responden correctamente frente al VIH. Aun cuando la vacuna no ha sido efectiva, comprender por qué ha fallado puede aportar información esencial para guiar el desarrollo de nuevas vacunas candidatas para luchar contra el VIH y otras enfermedades infecciosas.

En el ensayo clínico que evaluó la vacuna HVTN 505 se utilizó un régimen de vacunación en el cual los voluntarios recibían una primera dosis seguida de un refuerzo para potenciar la respuesta inmune de los individuos. En este nuevo trabajo de investigación se examinaron las muestras de los participantes tras recibir la administración doble y se encontró que este régimen de vacunación inducia una respuesta de anticuerpos que en su mayoría reconocían gp41, una proteína de la superficie del VIH.  Sin embargo, estos anticuerpos no eran capaces de neutralizar el virus, si no que en su lugar, se observó que en su mayoría, los anticuerpos generados reconocían proteínas comunes en bacterias del microbioma intestinal del organismo, tales como Escherichia coli. Esta reactividad múltiple podría ser la causa de la disminución la eficacia de los anticuerpos vacunales frente a VIH. Este es uno de los problemas que una vacuna debe evitar para que sea capaz de proteger exitosamente a las personas frente a la infección por VIH.

En las personas con una infección aguda por VIH, la mayoría de los anticuerpos anti-VIH generados por el organismo están dirigidos frente a gp41 pero se trata de anticuerpos no neutralizantes. Hasta ahora, lo que la ciencia sugiere es que estos anticuerpos de origen natural son producidos por células del sistema inmune del tracto intestinal que previamente están estimuladas por el microbioma circundante, lo cual da lugar a una reactividad cruzada. En este nuevo trabajo, los científicos muestran que el microbioma también estaría influyendo en la inmunidad inducida por la vacuna. Así, observaron que los anticuerpos inducidos por la vacuna provienen de un precursor polirreactivo común que también reconoce el microbioma intestinal. Sin embargo, es necesario profundizar más en como el entrono microbiano puede afectar a la eficacia de los anticuerpos inducidos por la vacuna frente a VIH y aprovechar este conocimiento en el desarrollo de vacunas que generen una respuesta inmune más eficaz.

Artículos relacionados: Una prometedora inmunoterapia probada en humanos logra frenar el VIHUna reciente investigación da un paso más en la lucha frente a VIH

Articulo científico original: Science

Dr. Enrique Álvarez Gómez

Logo empireo