Los macrófagos también son el objetivo del VIH

La infección humana del VIH se produce en células que expresan la molécula CD4 en su superficie Además, para que el virus entre en estas células es  es necesaria la presencia de CCR5 ó CXCR4, receptores acoplados a la proteína G. No obstante, desde hace años se considera que los macrófagos contribuirían a la infección (SNC). En un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte y publicados en la prestigiosa revista Journal of Clinical Investigation, se ha demostrado de forma evidente que el VIH infecta y replica en los macrófagos contribuyendo de forma real a la infección.

Los macrófagos son células blancas de la sangre, pertenecientes a la línea mieloide, que se encuentran en los tejidos conectivos del cuerpo como en el hígado, el cerebro, etc. Son células del sistema inmunitario que ingieren cuerpos extraños, entre ellos, los linfocitos T CD4 infectados por VIH.

Este equipo de investigadores había probado en  estudios anteriores que los macrófagos se pueden infectar después de ingerir células T CD4 que contienen el virus. Recientemente se ha descubierto en nuevos modelos animales sin células T, que el virus del VIH infectaba a los macrófagos en ausencia de los linfocitos. De hecho, se ha demostrado recientemente que los macrófagos expresan  CD4, CCR5 y CXCR4 en su superficie. Además, era conocida la existencia de cepas de VIH M-tropic (con tropismo para macrófagos)  capaces de replicarse de manera autónoma en estas células.

No obstante, hay trabajos recientes que sugerían que el establecimiento de VIH en los macrófagos no contribuiría de forma autónoma a la infección en tejidos como el SNC.  Sin embargo, en esta nueva investigación realizada por el equipo de J. Víctor García se demuestra como los macrófagos son objetivo real de la infección y replicación del virus VIH.

Para demostrar que los macrófagos se infectan por VIH, el grupo de investigación experimentó con un modelo de ratones humanizados mieloides ya que el análisis de estas células en tejidos humanos resulta de difícil acceso. Gracias a estos experimentos lograron probar que la replicación del virus, en ausencia de linfocitos T, puede tener lugar en los macrófagos de diversos tejidos como por ejemplo el cerebro. Se podría incluso obtener el virus a partir de macrófagos infectados extraídos directamente de los tejidos de estos ratones humanizados. Además, estos macrófagos infectados pueden transmitir el virus a animales sanos cuando se introducen directamente en los tejidos de estos.

Por tanto, el estudio confirma que los macrófagos tienen riesgo de infección por VIH y sin capaces de transmitirlo. La existencia de otro tipo de células portadoras del VIH aparte de las células T abrirá nuevas líneas de investigación para encontrar una cura frente a esta epidemia. Además, los autores de trabajo sugieren que erradicar el virus del organismo y encontrar esta cura podría ser más complejo.

En el trabajo se discute sobre algunas de las futuras investigaciones como es probar una terapia antirretroviral con el modelo de ratón humanizado y  observar si el virus continúa replicando y progresando a pesar de la terapia. En consecuencia, surge la pregunta de si los macrófagos siguen siendo una reserva latente de VIH después del tratamiento.

Fuente: Journal of Clinical Investigation

Noticias relacionadas: Una prometedora inmunoterapia probada en humanos logra frenar el VIH,

“Nano-tijeras” para eliminar y prevenir la infección del VIH en células humanas.

Elaboración propia. Telmo Díez Pérez (estudiante del Grado de Ingeniería Biomédica de la Universidad Carlos III con Beca de prácticas Santander CRUE-CEPYME) supervisado por el Dr. Enrique Álvarez Gómez.

Logo empireo