Tricomonas

Pruebas de detección de tricomonas. Expertos en diagnóstico de ETS

Esperamos que esta información te sea útil. No obstante, nuestros profesionales pueden ayudarte. Contacta con ellos en el 91 591 63 13 o en info@empireo.es.

Pruebas disponibles:

Prueba rápida de trichomonas

Esta prueba detecta el antígenos del parásito Trichomonas vaginalis en tan sólo 20 minutos lo que permite un diagnóstico rápido de tricomomoniasis también llamada vaginitis por tricomonas o simplemente infección por tricomonas,

Precios de pruebas de tricomonas

Conoce otros paquetes de pruebas conjuntas.

¿Qué es la tricomoniasis?

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por Trichomonas vaginalis, un protozoo parásito que infecta principalmente la zona genital.  En las mujeres, las areas que con mayor frecuencia se infectan son la vulva, la vagina o la uretra, mientras que en los hombres la infección suele encontrarse en la uretra. La infección de otras zonas de cuerpo tales como boca y ano son poco frecuentes.

Dentro de las ETS curables, la tricomoniasis se considera como una de las comunes, siendo más frecuente en las mujeres de edad avanzada, aunque puede afectar a todo el mundo con independencia de la edad y el sexo. De hecho, se estima sólo en EE.UU. hay alrededor de 5 millones de nuevos casos cada año siendo la causante de entre el 10% ­ 25% de las infecciones vaginales.

 ¿Cómo se transmite la tricomonas y cómo evitar el contagio?

Como en otras infecciones de transmisión sexual (ITS) las tricomonas se pueden transmitir durante las relaciones sexuales sin protección desde una persona infectada a una persona que no presenta la infección. Es en  las relaciones sexuales en donde el parásito se suele transmitir, pudiendo incluso de vagina a vagina. Es importante recordar que las personas infectadas asintomáticas pueden contagiar la infección de la misma forma que las sintomáticas.

Una forma eficaz de  reducir la probabilidad de contagio por tricomonas es reducir el número de parejas sexuales. De hecho, como en otras ETS la única forma 100% eficaz de evitar el contagio es no mantener relaciones sexuales. Cuando se decide tener una pareja estable lo ideal es la realización de pruebas por ambas partes para garantizar la ausencia de infección.

El contagio de la tricomoniasis se reduce drásticamente con el uso de condones de látex aunque al no cubrir todas las áreas susceptibles, aún con su uso se puede producir el contagio.

 ¿Cuáles son los síntomas de la tricomoniasis?

Los síntomas de la enfermedad son muy variables y la mayoría de hombres y mujeres infectados desconocen que lo están. De hecho alrededor del 70% de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas, no estando claro por qué algunas personas presentan síntomas y otros no aunque se piensa que depende el estado general de salud y la edad de la persona.

Los síntomas, cuando aparecen, pueden ir desde una leve irritación de la zona afectada hasta graves  inflamación. El periodo de incubación de la enfermedad también es muy variable pudiendo aparecer los síntomas desde los 5 días tras contacto de riesgo hasta los 28 días o en algunos casos un tiempo mucho mayor.

Los síntomas más comunes de la infección por tricomonas en hombres suelen ser picazón e irritación dentro del pene, ardor después de orinar o eyacular, o incluso pueden tener alguna secreción del pene que se puede confundir con las que se producen por gonorrea o clamidia.

En las mujeres la tricomoniasis suele mostrarse como ardor,  picazón, dolor y enrojecimiento de la zona genital, molestias al orinar, molestias en las relaciones sexuales,  o una secreción transparente, blanca, amarillenta o verdosa y  olor inusual.

¿Qué complicaciones puede producir la  infección por tricomonas?

La tricomoniasis puede actuar como vector para otras ETS. Hasta en el 30% de los casos se asocia a otras enfermedades venéreas, pero quizás el aspecto más preocupante es que esta infección incrementa la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) multiplicando por dos el riesgo.

¿Puede la tricomoniasis afectar al embarazo y al recién nacido?

La infección por tricomonas incrementa el riesgo de sufrir un parto prematuro y  los bebés nacidos de madres infectadas tienen más probabilidades de tener bajo peso al nacer. Además, esta enfermedad se puede transmitir a través de vías no sexuales como la transmisión vertical perinatal de la madre al recién nacido.

¿Cómo se diagnostica la tricomoniasis?

Diagnosticar tricomoniasis en base a los síntomas es poco o nada efectivo.  Para diagnósticar tricomoniasis se deben realizar exámenes o pruebas de laboratorio específicas.

¿Cuál es el tratamiento de la infección por tricomonas?

 El tratamiento más habitual para curar la tricomoniasis es una  sola dosis de metronidazol o tinidazol. Cuando la tricomoniasis no se trata, la infección puede durar desde meses hasta años lo cual favorece la trasmisión a otras parejas sexuales y la aparición de complicaciones asociadas a la infección por el parásito. Tras el tratamiento, si vuelven a aparecer los síntomas se deberá realizar una nueva prueba diagnóstica.

Se debe avisar a todas las parejas sexuales para que se realicen una prueba y tratarse en caso de estar infectadas. Además se debe esperar al menos una semana tras el tratamiento para volver a tener relaciones sexuales para evitar nuevos contagios.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!