VIH-1 y VIH-2

¿Qué diferencias existen entre el VIH-1 y el VIH-2?

Se trata del mismo virus, que presenta diferencias genéticas que permite clasificarlos en dos tipos diferentes o “serotipos”. Sin embargo, sus genomas tienen, solamente, un 45% de similitud; de hecho se piensa que el VIH-2 “saltó” en África de los simios al hombre.

La diferencia funcional entre los dos virus es que el número de VIH-2 circulantes en el organismo es menor, porque este tipo de virus evoluciona más lentamente; por ello, su periodo de incubación es más largo, aunque ambos serotipos, finalmente, acaban causando el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Como consecuencia del menor nivel de virus circulantes en el caso del VIH-2, la enfermedad que origina es menos agresiva y su posibilidad de transmisión es menor, lo que explica su reducida difusión.

¿En qué se parecen el VIH-1 y el VIH-2?

La forma de actuación en el organismo es la misma: ambos atacan a nuestras defensas, impidiendo que nuestro cuerpo se “defienda” de agresiones externas.

El modo en que se transmiten ambos virus también es el mismo, aunque por las razones antes mencionadas, la probabilidad de infectarse con el VIH-2 es menor.

Incidencia / prevalencia según zonas.

El VIH-1 es el responsable de la epidemia mundial de SIDA, mientras que el VIH-2 es endémico del África Oriental, de países como Senegal, Gambia, Liberia, Ghana o Nigeria.

Son muy pocos los casos descritos de VIH-2 fuera de estos países, pero es obvio que los flujos migratorios actuales favorecen la expansión de su área de influencia.

Por qué dos determinaciones diferentes.

La razón por la que son necesarias dos determinaciones diferentes para detectar a ambos virus, es el hecho de que, tal y como comentamos al principio, entre los dos serotipos sólo hay un 45 % de similitud, con lo que la especificidad de las pruebas de detección no permite con un único test detectar a ambos.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!