Prueba de sífilis

Prueba de sífilis en laboratorio de diagnóstico utilizando diferentes métodos de detección. Test ultrasensibles de diagnóstico por PCR y pruebas rápidas de detección de anticuerpos de sífilis.

Esperamos que esta información sobre la nuestra prueba de sífilis te sea útil. No obstante, nuestros profesionales pueden ayudarte. Contacta con ellos en el 91 591 63 13 o en info@empireo.es.

Pruebas de sífilis disponibles:

Prueba de sífilis de alta sensibilidad mediante PCR

La alta sensibilidad de esta prueba de sífilis reduce el periodo ventana hasta pocos días después de haber estado expuesto a la bacteria. Dos pruebas en una: se analiza una muestra de sangre y otra muestra procedente de exudado/lesión.

Prueba de sífilis por PCR

Prueba de sífilis para detectar ADN por PCR

Prueba de sífilis rápida en 20 min

Esta prueba de sífilis rápida detecta los anticuerpos que son generados por nuestro organismo frente a la bacteria de la sífilis. Normalmente nuestro organismo tarda cierto tiempo en generarlos después de haber estado expuestos a la bacteria. Si la infección es muy reciente probablemente no hayas creado anticuerpos por lo que el test puede no detectarlos, al tratarse de un diagnóstico indirecto. Conviene recordar que la sensibilidad de este tipo de pruebas en estos casos es considerablemente inferior a la PCR.

prueba rápida de anticuerpos de sifilis

Prueba rápida de anticuerpos de sifilis

Si quieres hacerte las prueba de sífilis junto con pruebas para otras ETS disponemos de paquetes de pruebas conjuntas.

Precios de pruebas de sífilis

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por la bacteria Treponema pallidum. La enfermedad afecta principalmente a adultos sexualmente activos entre 20 y 35 años de edad.

¿Cómo se transmite la sífilis?

La transmisión de la bacteria ocurre durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales.

Las mujeres embarazadas que tienen esta enfermedad pueden pasársela a los bebés en cualquier etapa del embarazo; hablándose, en ese caso, de sífilis congénita. En este sentido, desde la OMS se han establecido estrategias para erradicar la sífilis congénita que pasan por la aplicación de medidas profilácticas eficaces, como el uso del preservativo, detección temprana de la infección, utilizando pruebas de sífilis específicas, y el establecimiento de tratamientos eficaces.

La sífilis pasa de una persona a otra a través del contacto directo con una de las lesiones que la bacteria provoca, llamadas chancros. Tras el contacto, la bacteria penetra a través de mucosa sana o piel dañada y rápidamente se disemina en el organismo a través del torrente sanguíneo, por lo que desde etapas precoces la infección es sistémica, pudiéndose diagnosticar en sangre.

La transmisión se da principalmente a partir de personas que no saben que están infectadas, ya que se puede padecer la enfermedad sin manifestar síntomas clínicos.

Fases de la enfermedad

La sífilis presenta tres etapas, diferenciadas por el estadio en que se encuentra la bacteria en el organismo, y los síntomas que esto genera.

Sífilis primaria

La fase primaria de la sífilis suele estar marcada por la aparición de una sola úlcera, llamada chancro, después un periodo aproximado de 3 semanas de incubación; lapso en que la bacteria se reproduce. El chancro se trata de una ampolla no dolorosa, por lo general firme, redonda y pequeña, que parece en el sitio por donde la sífilis entró al organismo. Esta fase va acompañada, con cierta frecuencia, de inflamación de los ganglios linfáticos próximos a la zona de contagio, generalmente los de la ingle. La prueba de sífilis por PCR muestra una sensibilidad altísima para la detección de la infección en lesiones de la fase primaria.

Para quienes están en la fase primaria o secundaria de la enfermedad, muchos de estos chancros pasan desapercibidos, en especial si los chancros están ubicados en el recto o en el cuello del útero. Pero la sífilis puede afectar a otras partes del organismo como a diferentes estructuras del ojo en lo que se denomina sífilis ocular.

Sífilis secundaria

Aproximadamente, un tercio de las personas no tratadas progresan a la sífilis secundaria, la cual suele presentarse de 2 a 8 semanas después de la aparición de las primeras lesiones que, en algunos casos, pueden aún seguir presentes. La sífilis secundaria es la etapa en la cual las bacterias se han extendido al torrente sanguíneo logrando su número más alto.

Los síntomas más comunes son: erupción en la piel, cuya apariencia puede variar y con frecuencia involucra las palmas de las manos y las plantas de los pies, además de lesiones en la boca, vagina y pene, inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre. Además de síntomas generales como fiebre, fatiga, pérdida del apetito, así como dolores persistentes y pasajeros en los huesos.

Esta es la etapa más contagiosa de la enfermedad y su resolución, usualmente, dura desde semanas hasta un año.

Sífilis terciaria

Finalmente le sigue la tercera etapa, la fase latente asintomática, que se puede prolongar durante años. Esta fase es alcanzada por el 33% de los pacientes no tratados. Los signos y síntomas de la sífilis secundaria desaparecerán con tratamiento o sin tratamiento, pero si no se administra ningún tratamiento,  la infección progresará hasta la fase latente (terciaria) de la enfermedad.

Esta etapa final de la patología, se caracteriza por las manifestaciones clínicas originadas por la colonización de la bacteria en determinados órganos. Así, puede afectar al cerebro o al sistema nervioso central (neurosífilis), al aparato cardiovascular con inflamación de la aorta (aortitis o aneurismas) y provocar lesiones destructivas de la piel y los huesos (sífilis gomosa).

¿Puede curarse la sífilis?

La sífilis se puede curar con un tratamiento oportuno. Un diagnóstico precoz realizando una prueba de sífilis permite la implantación de un tratamiento con antibióticos, generalmente con penicilina.

Una vez que se han desarrollado lesiones tardías (sífilis terciaria), se pueden presentar problemas de salud a largo plazo a pesar de la terapia, por lo que, de nuevo, la importancia de un diagnóstico en las primeras fases de la enfermedad, es crucial.

¿Qué efectos tiene la sífilis en la mujer embarazada y en su bebé?

La bacteria de la sífilis puede infectar al bebé de una mujer durante el embarazo. Dependiendo de cuánto tiempo una mujer embarazada ha estado infectada, la viabilidad del feto puede verse comprometida. Un bebé infectado puede que nazca sin los signos y síntomas de la enfermedad. Sin embargo, si no es sometido a tratamiento de inmediato, el bebé puede presentar serios problemas al cabo de unas cuantas semanas.

Generalmente, la sífilis secundaria no tratada durante el embarazo es la causa de la transmisión de la enfermedad al feto (sífilis congénita). La realización de exámenes para sífilis en todas las mujeres embarazadas es una medida para disminuir el riesgo de transmisión de la enfermedad al feto.

¿Existe relación entre la sífilis y el VIH?

Los chancros producidos por la sífilis hacen que sea más fácil trasmitir y contraer la infección por VIH sexualmente. Se calcula que el riesgo de contraer la infección por VIH es de 2 a 5 veces más alto cuando está presente la sífilis.

Importancia de la PCR como prueba de sífilis para su diagnóstico

Como se ha descrito anteriormente, la sífilis puede cursar sin manifestaciones clínicas aparentes. De este modo, ante la sospecha de poder haber sido infectado, no es en absoluto recomendable esperar a la aparición de síntomas puesto que, una consecuencia posible de esa actitud, es caer en una fase terciaria de la enfermedad, con posibles afecciones graves en el sistema nervioso y circulatorio.

Por todo ello, la realización de un diagnóstico precoz, tal y como permite la técnica de la PCR empleada por EMPIREO, es vital. Un diagnóstico temprano permite implantar un sencillo tratamiento con antibióticos, pero que puede salvarnos de graves consecuencias futuras.

Además, en los casos positivos en los que se aplica un tratamiento, es aconsejable realizar un examen pasado un mes de la finalización del mismo. Conviene asegurar la eliminación total de la bacteria, para evitar una evolución asintomática a sífilis latente.

La PCR como método de detección aplicado por EMPIREO, está especialmente indicada para esta finalidad, dada su alta sensibilidad.

¿Qué diferencia la prueba de sífilis por PCR con otros tipos de detección?

Otro de los análisis de sífilis están basados en la detección de anticuerpos  que el organismo genera en reacción a una infección por Treponema pallidum. infección de sífilis. Algunas de estas pruebas tienen una alta sensibilidad aunque se debe esperar un tiempo desde que se produce la transmisión del microorganismo hasta que se pueden realizar.

De forma muy general, se distinguen entre pruebas de sífilis treponémicas y no treponémicas. Las primeras detectan anticuerpos específicos frente a la bacteria de la sífilis. Se debe tener en cuenta que estas pruebas pueden detectar casos antiguos que ya fueron eliminados con un tratamiento (falso positivo). La prueba de sífilis rápida es de tipo treponémico y tienen como principal ventaja que el pueden obtenerse en menos de 30 minutos. Además, este test rápido detecta IgM e IgG lo que reduce el periodo ventana a unas 3 semanas.

Las pruebas no treponémicas, detectan anticuerpos producidos frente a lípidos de las células dañadas por procesos infecciosos. Esto hace que su especificidad no sea muy elevada y producir falsos positivos que se deben comprobar utilizando otro tipo de análisis.

Si quieres tener más información sobre los tipos de pruebas de sífilis pincha aquí.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!