Hepatitis B

Laboratorio de diagnóstico de hepatitis B utilizando a través de tests ultrasensibles de detección precoz de la infección del virus de la hepatitis B por PCR.

Esperamos que esta información te sea útil. No obstante, nuestros profesionales pueden ayudarte. Contacta con ellos en el 91 591 63 13 o en info@empireo.es.

Pruebas disponibles:

Prueba hepatitis B de alta sensibilidad mediante PCR

Esta prueba permite detectar el ADN del virus de la hepatitis B en muestras de sangre. La alta sensibilidad y fiabilidad de esta prueba de hepatitis B reduce el periodo ventana en comparación con otros métodos de detección, siendo este de alrededor de 15 días después de la exposición al virus. Por tanto, esta técnica permite detectar el virus desde los primeros momentos de la infección. Además este marcador puede ser utilizado para determinar la cronificación o resolución de la infección por hepatitis B.

Prueba rápida de hepatitis B en 20 min

Esta prueba detecta el antígeno de superficie del virus de la hepatitis B (también llamado HBsAg o antígeno Australia) en muestras de sangre. En la fase aguda, la concentración de este antígeno suele ser elevada por lo que hace que sea un buen marcador precoz. En este sentido, el periodo ventana para esta prueba es de alrededor de un mes desde el contacto de riesgo.

En el caso de cronificación de la enfermedad el antígeno de superficie se sigue detectando y de hecho si este marcador es positivo después del sexto mes de la infección permite definirla como hepatitis B crónica. Sin embargo, en caso de que la infección aguda se resuelva de forma favorable, el antígeno de superficie desaparecerá a los 3 ó 6 meses de la enfermedad.

Cabe destacar que la sensibilidad de esta prueba depende en gran medida de las diferentes variantes de virus que van apareciendo por acumulación de mutaciones.

Precios de pruebas de hepatitis B

Conoce nuestros paquetes de pruebas conjuntas.

hepatitis b (2008)¿Qué es la Hepatitis B?

La Hepatitis B es la infección del hígado más común del mundo, producida por  el virus de la Hepatitis B (VHB), que ataca al hígado produciendo su inflamación (hepatitis) y la consecuente lesión. La Hepatitis B es una de las causas más importantes de enfermedad y muerte en el mundo, existiendo más de 2.000 millones de personas infectadas. Aproximadamente 1 millón de personas mueren cada año a causa de la Hepatitis B y sus complicaciones. [Alter MJ. Epidemiology and prevention of hepatitis B. Semin Liver Dis 2003;23:39-46]. Las tasas más altas de la enfermedad se presentan entre personas de 20-49 años de edad.

¿Por qué es tan peligrosa la Hepatitis B?

La Hepatitis B es peligrosa porque es una “infección silenciosa” , es decir, infectar a las personas sin que éstas se den cuenta. La mayor parte de las personas infectadas de Hepatitis B no saben que tienen la infección y sin querer pueden contagiar el virus a otros. La enfermedad puede manifestarse de forma aguda o crónica. Los que adquieren la infección crónica tienen mayor riesgo de desarrollar más adelante enfermedades graves en el hígado. El virus puede atacar este órgano continua y silenciosamente durante muchos años, sin ser detectado.

Además, el virus de la Hepatitis B es sumamente infeccioso; se calcula que es 100 veces más infeccioso que el VIH [Sattar SA, et al. Preventing the spread of hepatitis B and C viruses: where are germicides relevant? Am J Infect Control 2001;29:187-97].

¿En qué consiste la Hepatitis B “aguda”?

Una infección de Hepatitis B se considera “aguda” a partir del momento de contagio y durante los siguientes 6 meses. Éste es el periodo de tiempo que habitualmente tarda un adulto sano en eliminar con éxito la infección de Hepatitis B y desarrollar anticuerpos protectores. Durante la infección aguda, la persona puede contagiar y propagar el virus a otros.

¿En qué consiste la Hepatitis B “crónica”?

Cuando una persona presenta durante más de 6 meses un resultado positivo en el análisis para detectar el virus de la Hepatitis B, se le diagnostica Hepatitis B crónica. La infección crónica de Hepatitis B puede persistir de por vida. Cerca del 10 por ciento de los adultos que contraen Hepatitis B desarrollan Hepatitis B crónica.

¿Cuáles son sus síntomas?

Como se ha comentado anteriormente, uno de los mayores peligros de la Hepatitis B es que entre un 75% y un 80% de las hepatitis producidas por HBV son asintomáticas. Los primeros síntomas pueden ser, entre otros, náuseas, vómitos, pérdida del apetito, fatiga, dolores musculares (abdominal) y dolores articulatorios. Luego se presenta ictericia junto con orina oscura y heces blandas.

¿Cómo se transmite?

Usted puede contraer la Hepatitis B mediante contacto directo con la sangre o fluidos corporales de una persona infectada, incluyendo el semen, las secreciones vaginales y la saliva. Así, las relaciones sexuales sin protección, las agujas compartidas o reutilizadas, y de la madre infectada al bebé recién nacido durante el parto son posibles vías de infección. La transmisión sexual de la Hepatitis B es una fuente de infección principal en todo el mundo.

El riesgo es mayor si usted:

  • Tiene relaciones sexuales con más de una pareja.
  • Vive en la misma casa de alguien que tiene la infección del VHB crónica.
  • Tiene un trabajo que requiere contacto con sangre humana.
  • Someterse a tatuajes o acupuntura con instrumentos contaminados.
  • Usuarios de drogas inyectables.
  • Tiene hemofilia.
  • Viaja a zonas donde es común la Hepatitis B (véase el mapa superior).

Preocupación en el embarazo

Si tiene usted el VHB en la sangre, usted puede transmitir la Hepatitis B a su bebé. Alrededor del 50–70% de los recién nacidos de madres en la fase aguda de una infección por Hepatitis B se convertirán en portadores de hepatitis B. Sin embargo, la incidencia de infección por el intercambio de fluidos en el momento del parto es incluso mayor, casi un 70–90%.

Es recomendable que las mujeres embarazadas se sometan a una prueba para detectar el VHB en una etapa inicial de su embarazo. Si la prueba resulta positiva, el bebé deberá recibir la vacuna junto con otra inoculación, globulina inmunológica contra la Hepatitis B (llamada H-BIG) al nacer.

Importancia del diagnóstico por PCR de la Hepatitis B

Tal y como se ha descrito previamente, el diagnóstico por PCR, permite detectar la presencia de virus de manera directa, evitando el “periodo ventana”. Este hecho es de especial importancia en la detección del virus de la Hepatitis B, ya que hasta pasadas 6 semanas de la infección, no empiezan a detectarse marcadores serológicos.

Por otro lado, con el diagnóstico por PCR se evita la emisión de resultados erróneos, lo que es clave en este caso, ya que la desaparición de anticuerpos tras una infección aguda es lenta, llegando en el 20% de los casos a prevalecer dos años después. Este fenómeno puede dar lugar a falsos diagnósticos positivos, que en ningún caso ocurren con la detección vírica por PCR. También es destacable la existencia de individuos con infección crónica, pero con resultado negativo en las pruebas serológicas; este fenómenos se debe a la producción por estas personas de anticuerpos por debajo del límite de detección de estas pruebas. La gran sensibilidad de la PCR, evita estos problemas.

Y si tienes dudas… ven a vernos!!!