Diagnosticar VIH de forma precoz evita nuevos contagios y permite establecer tratamientos que mejoran la calidad de vida

La  infección por el virus de inmunodeficiencia humana o VIH produce la muerte de determinadas células del sistema inmunológico del organismo. El sistema inmune nos protege frente a todo tipo de agresiones ya sean externas como las provocadas por diferentes microorganismos infecciosos, o internas como la aparición de células malignas que ocurre durante  las diferentes fases del cáncer.  Nuestro organismo es incapaz de terminar con la infección por VIH por lo que de manera progresiva se produce un lento deterioro del sistema inmunitario. En las fases más avanzadas de la infección se llega a un estado denominado síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA en la cual las defensas del individuo están por debajo de un determinado umbral y es cuando empiezan a aparecer las complicaciones mas graves asociadas a la enfermedad. 

Los primeros signos de la infección con VIH pueden presentarse alrededor de un mes después de la infección siendo los más comunes la fiebre, fatiga, mialgia, aparición de sarpullido, inflamación de los ganglios etc. Estos son similares a los que se producen en enfermedades más comunes como la gripe y la mononucleosis infecciosa. Por tanto, la infección por VIH puede fácilmente pasar desapercibida por varios meses o incluso años si no se realizan pruebas especificas para detectarla.  Los síntomas más graves asociados a VIH aparecen en fases más avanzadas de la infección, cuando el sistema inmune ya está muy dañado.

Existen varias vías de contagio de VIH siendo la más frecuente a través de las relaciones sexuales con una persona infectada sin la utilización de la protección adecuada. En este sentido, el  uso de preservativo es la manera más eficaz de evitar el contagio con VIH, especialmente en grupos de riesgo. Otra forma relevante de contagio es a través de la sangre de una persona infectada como la que se da con uso compartido de  agujas en drogodependientes, sangre no controlada en transfusiones de sangre, etc. Además, durante el embarazo, el parto o la lactancia  las mujeres con VIH pueden transmitir el virus a sus bebés.

Actualmente, la infección por VIH es incurable aunque gracias al gran esfuerzo a nivel de investigación científica y clínica, existen medicamentos de diferentes tipos que permiten mantener la infección por VIH en niveles prácticamente indetectables y además tratar eficazmente las infecciones oportunistas y los canceres asociados frecuentemente a la infección por VIH. Destacar que la prontitud en el comienzo de los tratamientos mejora considerablemente la eficacia de estos, reduciendo la aparición de dolencias frecuentes en personas con VIH que a su vez mejoran la esperanza de vida de estos pacientes. En este sentido, el diagnóstico precoz  es una herramienta fundamental y más teniendo en cuenta que alrededor de un tercio de las personas infectadas por VIH en España no lo saben.

Qué hacer para saber si se está infectado por VIH

Como comentábamos anteriormente, muchos de los síntomas que se dan al comienzo de la infección por VIH son indistinguibles de los que se producen en enfermedades infecciosas con alta frecuencia en la población. Es por ello que muchas veces el contagio por VIH se confunde con estas otras enfermedades. Para diagnosticar de manera inequívoca la infección por VIH hay que realizar pruebas específicas. Actualmente existen diferentes tipos de test para VIH que incluso permiten conocer lo avanzada que está la infección. El periodo ventana, que es el tiempo durante el cual los test pueden dar un resultado negativo aun estando infectado, difiere entre unas pruebas y otras. Esto se debe principalmente a que es lo que se está detectando en cada una de las pruebas, es decir si se detecta directamente el virus o si se detecta la respuesta del sistema inmune a la infección:

  • Prueba de diagnóstico por PCR (reacción en cadena de la polimerasa). Detecta de forma directa la presencia de material genético (ARN) de VIH en la muestra. El ARN es detectable desde tiempos muy tempranos después de una infección lo que reduce periodo ventana hasta pocos días después del contacto de riesgo. Este es el análisis que mas reduce el tiempo de espera y es el que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su mayor sensibilidad y especificidad, reducido tiempo de respuesta y la posibilidad de cuantificación frente a métodos de detección tradicionales. Dentro de este tipo de pruebas podemos diferenciar:
    • Diagnóstico por PCR cualitativa o “clásica”. Esta técnica permite reducir el periodo ventana hasta los 15 días desde que se produce el contacto de riesgo. La alta fiabilidad de  esta prueba y la posibilidad de obtener los resultados en pocas horas permiten realizar diagnósticos precoces y no tener que esperar los 3-6 meses necesarios en otros tipos de pruebas.
    • Diagnóstico por PCR cuantitativa. Es una técnica con una altísima sensibilidad que es la que mas reduce el periodo ventana, pudiéndose realizar aproximadamente a partir de los 3 días después del contagio. Permite incluso conocer la carga viral, que  es el número de copias de material genético de VIH presentes en sangre. Esto da una información muy valiosa acerca de cómo está de avanzada que está la infección.
  • Test de detección de anticuerpos. Detectan los anticuerpos que el organismo desarrolla para combatir la enfermedad por lo que se consideran pruebas indirectas, es decir no determinan la presencia del virus. Debido a que el organismo tarda tiempo en fabricar estos anticuerpos, los resultados de estas pruebas tienen un periodo ventana que va desde los 3 a los 6 meses después del contacto de riesgo. Si estas pruebas no se realizan en los límites de tiempo estipulados se pueden producir resultados negativos aunque exista la infección. En esos casos son necesarias pruebas que reduzcan este periodo ventana para dar un diagnóstico concluyente. Dependiendo de la plataforma de detección que se utiliza existen:
    • Análisis de Inmunoensayo enzimático (EIA, de sus siglas en inglés). Permiten detectar  la presencia de estos anticuerpos contra VIH en sangre, saliva u orina. La gran capacidad de realizar múltiples pruebas en paralelo hacen que estas se utilicen de forma rutinaria por la Sánidad Pública (siempre respetando el periodo de espera de 3 a 6 meses para realizar estas pruebas) por lo  que los resultados pueden demorarse hasta dos semanas.
    • Pruebas rápidas de anticuerpos. La denominación de pruebas rápidas puede llevar a confusión puesto que estás pruebas no reducen el periodo ventana que sigue siendo de entre 3 y 6 meses tras el contacto de riesgo. Se llaman así por tiempo que tarda en realizarse la prueba que está en torno a los 20-30 minutos. Aun con esta limitación, estas son las pruebas más realizadas para detectar VIH a partir de sangre, saliva u orina debido a su simplicidad.

    Destacar que ante un resultado positivo utilizando alguna de estas pruebas es necesaria su comprobación mediante un análisis de Western blot.

  • Pruebas de detección de antígeno. Detectan de forma directa la presencia de proteínas del virus en sangre lo que reduce el periodo ventana. Aún así estas pruebas se utilizan menos frecuentemente que la detección de anticuerpos frente a VIH. Dependiendo de la plataforma de diagnóstico utilizada existen:
    • Western blot.  Como se comentaba anteriormente este es el análisis utilizado como prueba confirmatoria de resultados positivos utilizando test de detección de anticuerpos.
    • Pruebas rápidas de anticuerpos y antígeno p24. La detección combinada de anticuerpos frente a VIH y antígeno p24 permite reducir el periodo ventana  que se establece alrededor de los 30-45 días desde que se produce el contacto de riesgo.

Elaboración propia EMPIREO Diagnóstico Molecular

  1. Carolina montero

    Hola tuve una relación de riesgo se me rompió el preservativo ajo último de mi relación no conosco el estado seriologico del muchacho pero lo lleve a practicarse una prueba de sangre pa vih como alos 26 días de la situación de riesgo y dio negativa no me acuerdo exactamente si fue el 23 o el 30 de septiembre mi relación de riesgo pero yo me practiqué un elisa de cuarta el 1 de noviembre y otro el 14 de ese mismo mes con resultados negativos los dos son confiables mis resultados

    1. Enrique Álvarez Gómez Empireo

      Las pruebas de 4 generación que combinan detección de anticuerpos para VIH-1 y VIH-2 y la detección de antígeno p24 de VIH-1 tienen un alto valor predictivo positivo en los periodos que nos comentas. Recordar que para el diagnóstico precoz de infecciones recientes por VIH las técnicas basadas en ácidos nucleicos como la PCR son las más recomendables por reducir de forma considerable el periodo ventana.

  2. Carolina montero

    Esque no me acuerdo bien cual día fue mi situación de riesgo si el 23 de septiembre o el 30 pero me hice un elisa de cuarta el 1 de noviembre y después el 14 supongo que son 45 días después de mi riesgo las dos pruebas con resultado negativo son confiables los resultados

Comments are closed.