Las células infectadas por el VIH que actúan como Caballo de Troya

Tras décadas buscándolas, por fin científicos del Instituto Westmead de Investigación Médica de Sydney han descubierto las células T de memoria en donde el VIH se oculta para evadir la detección por el sistema inmune.

Para ello, el equipo de investigadores desarrolló una prueba pionera de secuenciación genética integral para el VIH que han publicado en la revista Cell Reports. Usando esta prueba, descubrieron que el VIH se oculta en subconjuntos específicos de células T CD4 +, las células T de memoria efectoras. Esto se contrapone a lo que anteriormente se pensaba que es que el VIH se ocultaba principalmente en las células T de memoria central.  Por tanto el sistema de evasión es realmente interesante puesto que el virus se esconde en las mismas células del sistema inmunológico que están dedicadas a combatirlo.

vih evade el sistema inmunológico

VIH oculto evade el sistema inmune

Las células T de memoria efectora son las células del sistema inmunológico que ‘recuerdan’ infecciones previas y permiten terminar rápidamente con el microorganismo si este vuelve a aparecer en cuerpo humano. Estas son las células que brindan inmunidad durante toda la vida a otras infecciones como el sarampión o la varicela.

Cuando el VIH se replica, comete muchos errores y libera muchos virus defectuosos al exterior celular. Sin embargo, los científicos observaron que solo una proporción muy pequeña, aproximadamente el cinco por ciento, del VIH está genéticamente intacta. En este trabajo demostraron que es esta pequeña proporción de virus la que se esconde en las células T de memoria efectora e impide que el sistema inmune destruya completamente el virus y lo elimine del cuerpo incluso cuando se establecen tratamientos antirretrovirales.

En este sentido, esta pequeña cantidad de virus intacto integrado en las células T es suficiente para evadir el sistema inmune. Una vez se infectan, estas células entran en reposo y dejan de producir el VIH quedando como un Caballo de Troya dentro del cuerpo humano. Ante determinadas señales, estas células latentes pueden despertar y restaurar de nuevo la infección por el VIH.

Celulas T efectoras con VIH

Células T con VIH actuarían como un Caballo de Troya dentro de cuerpo

Pero, ¿qué pasa con el 95% de los virus defectuosos que se producen durante la infección?

Los autores del trabajo sospechan que este VIH “basura” podría actuar como señuelo para  desviar la atención del sistema inmunológico y que el virus pueda infectar las células T de memoria efectora.

A pesar de los avances innovadores en el tratamiento del VIH, sigue siendo una enfermedad crónica en todo el mundo. Los medicamentos actuales contra el VIH evitan que el virus se replique. Sin embargo, cuando estos fármacos se retiran la infección se restablece en el individuo con niveles de carga viral similares a los de antes de empezar con el tratamiento.  Con este trabajo se abre una nueva puerta en la investigación de tratamientos destinados a eliminar estos reservorios del VIH para poder acabar por completo con la infección.

Fuente: Identification of Genetically Intact HIV-1 Proviruses in Specific CD4 T Cells from Effectively Treated Participants. Cell Reports, 2017; 21 (3): 813 DOI: 10.1016/j.celrep.2017.09.081

Logo empireo